BROMA}

BROMAS QUE SALIERON MAL

La estupidez humana, en muchos casos, no tiene límite. Las bromas que cada día inundan las redes sociales buscan atraer la atención de los usuarios por medio de un humor simple, lleno de gritos, sangre falsa y horror.

Pero cuando estas bromas pesadas se salen de control y los bromistas o los afectados resultan heridos, las visitas a estos videos aumentan por montones. ¿Al fin y al cabo, nuestra generación se divierte con el sufrimiento de los demás?

En días anteriores, una broma pesada nos mostraba como un secador se convertía en un lanzallamas por los escasos conocimientos de física y química del autor de la misma, lo que resultó en graves heridas para la mujer del vídeo.

Otro vídeo, que se hizo famoso en 2011, nos muestra cómo un grupo de personas le hace una broma a su amiga. La joven, Rachell, llega a su casa, donde uno de los bromistas, disfrazado de maníaco, la espera escondido. En un momento dado el joven salta inesperadamente y asusta a Rachell, quien sale corriendo a la calle, para terminar siendo arrollada por un automóvil.

El vídeo se ha convertido en viral a lo largo de los años y millones de personas lo han visto y compartido en las redes sociales. Pero ¿cuántas de ellas sabrán que era parte de una campaña para que la gente entienda el peligro de esta clase de bromas? Seguramente, muy pocas.

Un caso parecido es el de dos jóvenes que decidieron “asustar” a su amigo recreando en el ático de su casa una masacre al mejor estilo de las películas de terror estadounidenses. Lastimosamente, el joven, luego de luchar, terminó lanzándose por la ventana del ático, lo que resultó en heridas leves para el afectado.

Otro vídeo que demuestra la falta de inteligencia de algunos seres humanos, nos muestra a un par de jóvenes “molestos” porque un Lamborghini los ha pasado en la carretera, cerrándolos y burlándose de ellos. Por esa razón, los bromistas decidieron seguir al conductor, plantar excremento falso en el coche y hacerle creer al dueño que uno de ellos estaba haciendo sus necesidades sobre el vehículo.

El dueño, conmocionado, ataca a uno de los jóvenes con un arma de electrochoque, algo que no debe ser para nada placentero.

Otra broma que se salió de control tuvo lugar en el estado de Ohio, en EEUU. Dos jóvenes bromistas decidieron envolver una señal de tráfico de detención obligatoria (‘STOP’) con celofán. De día, nadie notó el cambio, pero de noche, bajo las luces de los autos, la señal de tráfico se volvió invisible para los conductores.

alto

Dos mujeres de edad avanzada, Jeanne Shea y Mary Sprangler, no vieron la señal de tráfico y se estrellaron contra un todoterreno. Como consecuencia, las dos mujeres murieron, una de ellas inmediatamente y la otra, en el hospital. El conductor del todoterreno, sobrevivió.

Como resultado de su ‘broma’ los dos jóvenes fueron condenados por homicidio culposo; uno de ellos recibió cuatro años de prisión, mientras que el otro solo ocho meses, ya que participó únicamente en la compra del celofán.

Historias como estas se repiten cada día, algunas falsas, pues vivimos en un mundo en el que las personas hacen cualquier cosa para recibir un par de visitas en sus redes sociales, pero otras que en realidad ocurrieron, a causa del descuido y la necedad de ciertas personas. Y seguramente historias parecidas seguirán siendo populares y virales en nuestra sociedad.

Your Commment

Email (will not be published)