1667688

LUIS MIGUEL QUEDA LIBRE TRAS PAGAR FIANZA

Tras una orden de aprehensión en su contra, el cantante se entregó ayer en la Corte de Los Ángeles; fue liberado un par de horas después

CIUDAD DE MÉXICO.

Tras haberse girado una orden de arresto en su contra en Los Ángeles hace dos semanas, el  cantante Luis Miguel se entregó ayer de manera voluntaria, aunque salió libre un par de horas después tras haber pagado una fianza de un millón de dólares.

El pasado 17 de abril una juez de Los Ángeles giró una orden de aprehensión en contra del intérprete  por desacato a presentarse en las audiencias a las que se le citó en referencia a la demanda que perdió frente a a su exmánager William Brockhaus, quien le pide 1.4 millónes de dólares.

De acuerdo con Rafael Heredia, el abogado que actualmente defiende a Luis Miguel, el cantante no tenía ningún tipo de asesoría legal en lo que se refiere a las citaciones en la Corte, ya que no tenía un profesional que lo defendiera, por lo que no estaba enterado de que se le requería en los juzgados.

“El señor Luis Miguel no había sido ayudado, legalmente no tenía un abogado, no es que no quisiera venir (a la Corte), no sabía, sus representantes lo abandonaron. Él decidió antenoche (domingo) que se quería presentar y yo le recomendé que era lo más importante.

“Ya se presentó hoy (ayer), le fijaron una fianza, tiene que venir a firmar y lo citaron de nueva cuenta el próximo jueves (11 de mayo) a las nueve de la mañana para tratar de terminar ya con este asunto”, comentó Heredia a los medios de comunicación al término de la audiencia que se llevó ayer en la Corte de Los Ángeles, California.

Pese a los rumores de que el astro mexicano había sido esposado, de acuerdo con varios sitios de prensa estadunidenses, Heredia dijo que no había sido así.

Luis Miguel se entregó a las autoridades de la ciudad californiana alrededor de las 9:00 horas  de ayer (11:00 horas tiempo de México) y fue aproximadamente a las 11, tiempo local, cuando el cantante se vio frente a Virginia A. Phillips, la juez que hace dos semanas firmó la orden de aprehensión por desacato.

La detención del intérprete de La incondicional se debió a la repetida negativa de comparecer frente a los tribunales estadunidenses por el caso que enfrenta con su exmánager, mismo que perdió y por el cual tiene una deuda de 1.4 millones de dólares.

Durante la presencia del cantante de Ahora te puedes marchar y Culpable o no en la Corte de la ciudad californiana, también estuvieron presentes los representantes legales de Brockhaus quienes, tras la firma de una garantía de asistencia, tienen la certeza de que Luis Miguel se presentará a las audiencias —la primera fijada para el jueves 11 de mayo a las nueve de la mañana—; y si no lo hace será sancionado de forma económica con un millón de dólares —por cada ausencia— por la Corte.

“Tenemos entendido que el señor Luis Miguel se entregó hoy (ayer) a las autoridades, a las nueve de la mañana y a las 11 fue la audiencia donde él firmó una garantía de que se va a estar presentando en Corte para las próximas audiencias.

“Si no se presenta va a tener que pagar un millón de dólares a la Corte. El próximo jueves a las nueve de la mañana habrá una audiencia en donde se le va a interrogar”, dijo Amy B. Messigian abogada de William Brockhaus.

El demandante exige en su demanda a Luis Miguel Gallego Basteri, su nombre real, una indemnización de poco más de un millón de dólares, incluyendo intereses y honorarios de los abogados, por incumplimiento de contrato cuando ejercía como representante del músico conocido como El Sol entre 2013 y 2015.

A las evasivas de Luis Miguel por comparecer ante el tribunal se unió la decisión en enero de la juez Phillips de embargar al cantante un coche de lujo de la marca Rolls Royce para hacer frente a los cargos en su contra.

Respecto al automóvil, Messigian señaló que éste ya le pertenece a su cliente, pero aún no tienen posesión del mismo; por su parte, el cantante señaló que tampoco sabía qué es lo que había sucedido con el vehículo —en el que se le había visto en las últimas semanas— y su embargo.

Desde febrero pasado, los representantes de Brockhaus solicitaron la presencia de Joe Madera, un asistente de años, cercano a Luis Miguel, para que rindiera declaración, ya que presumen que tiene conocimiento de los hechos que se deben de dilucidar en el tribunal.

“Un interrogatorio de Madera ante el juez es necesario para conocer el paradero de los bienes de Luis Miguel”, expuso a través de un escrito el abogado Kenneth J. Kelly, también representante de Brockhaus, en su momento.

La historia de asuntos legales de El Sol se remonta a hace más de 20 años, cuando en 1994 el cantante demandó a la periodista Claudia de Icaza por la publicación de la biografía no autorizada El gran solitario.

Para 2013 Aracely Arámbula, quien fuera su pareja sentimental y madre de sus hijos Daniel y Miguel, interpuso una demanda en contra del intérprete por la manutención de los pequeños, así como la petición de que el cantante pasara más tiempo con los niños.

En los primeros meses de este año, Telemundo dio a conocer que Warner Music México, la casa disquera de Luis Miguel, procedió en su contra desde 2014 por una deuda de 3 millones 650 mil dólares que el cantante prometió saldar ese mismo año, sin embargo no lo hizo.

La televisora informó que fue en 2016 cuando Luis Miguel renegoció la deuda con la discográfica y que el acuerdo fue firmado ante un tribunal de Nueva York; sin embargo ésta aún no ha sido saldada y el proceso continúa ahora en una Corte de Los Ángeles, California.

El año pasado Luis Miguel se mantuvo en los titulares cuando surgió el problema legal con el también cantante Alejandro Fernández, quien presentó una demanda en contra del intérprete de La chica del bikini azul para exigir la reparación de los daños económicos ocasionados por la cancelación de la gira que ambos llevarían a cabo.

El tour no se realizó por la supuesta indisposición física de Luismi a quien ya se le había dado un adelanto de cuatro millones de dólares, que no ha devuelto.

Your Commment

Email (will not be published)