1667911

MUERE EN PLENO ESCENARIO- y nadie se habría dado cuenta

Bruce Hampton muere en pleno concierto y nadie se da cuenta

Cuando el guitarrista cayó sobre sus rodillas durante el final de su concierto de cumpleaños, los admiradores y los músicos pensaron que se trataba de otra de sus actuaciones extravagantes

ATLANTA.

Cuando Col. Bruce Hampton cayó lentamente sobre sus rodillas durante el final de su concierto estelar de cumpleaños, los admiradores y los músicos pensaron que se trataba de otra de sus actuaciones extravagantes.

El guitarrista fenómeno Brandon “Taz” Niederauer, de 14 años, comenzó un electrizante solo mientras el hombre de 70 años continuaba inmóvil a sus pies, con el brazo sobre una bocina.

Por varios minutos más decenas de músicos incluyendo John Popper de Blues Traveler, Warren Haynes de The Allman Brothers Band y John Bell de Widespread Panic, improvisaron en una de las canciones favoritas de Hampton, Turn On Your Love Light. Los admiradores bailaron y los músicos sonreían mientras esperaban a que Hampton se levantara.

Pero el coronel Bruce (Col. Bruce), como lo conocían, nunca lo hizo.

Este guitarrista excéntrico conocido como el padre de la “jam scene” de la década de 1960 murió tras colapsar el lunes por la noche al final del concierto por su cumpleaños 70 en el Fox Theatre de Atlanta. Había cumplido años un día antes.

El baterista Jeff Sipe dijo que Hampton hizo contacto visual con él y sonrió antes de caer.

“Creo que sonrió para despedirse”, dijo Sipe, quien recordó que Hampton tuvo un ataque al corazón en 2006 y tomaba numerosos medicamentos mientras seguía de gira con una agenda rigurosa. Una enfermera le dijo que incluso si los músicos hubiesen reaccionado inmediatamente no habría sobrevivido.

Hampton fundó varias bandas, como Hampton Grease Band y Aquarium Rescue Unit, y se rodeó de múltiples músicos talentosos, desde Derek Trucks de Tedeschi Trucks Band y Jimmy Herring de Widespread Panic. Para muchos era una figura paternal, un gurú espiritual, un tío loco para quienes lo conocían.

Aunque la fama y la riqueza lo eludían, era reconocido como una influencia para otros importantes músicos. El tecladista Chuck Leavell de los Rolling Stones, el guitarrista Peter Buck de R.E.M y el baterista Jon Fishman de Phish eran algunos de las decenas de artistas que le rindieron homenaje el lunes por la noche.

Hampton también era actor e interpretó el papel de un mánager en la película de 1996 “Sling Blade” de Billy Bob Thornton.

Su nombre de pila era Gustav Berglund III. Nació en Knoxville, Tennessee, y cambió su nombre a Col. Bruce Hampton cuando era adulto.

Cuando la gente se dio cuenta que Hampton no estaba actuando en el concierto, la banda interrumpió abruptamente su interpretación y el público guardó silencio. Los admiradores se veían confundidos preguntándose lo que había pasado.

“Vamos a ver unas cosas al backstage”, dijo Sipe. “Gracias, los queremos mucho, gracias por rendirle homenaje a Bruce Hampton en su cumpleaños 70”.

Mientras los paramédicos subían a Hampton a una ambulancia los admiradores gritaban “¡Bruce, Bruce!” como lo habían hecho toda la noche.

“Gracias Colonel Bruce por todo lo que me has enseñado y el amor que mediste en los últimos cuatro años. Agradezco a todos los músicos y amigos que me están ayudando a pasar por esto. El coronel vive en todos nosotros. QEPD”, dijo Niederauer en un comunicado.

Músicos de Atlanta como Michelle Malone expresaron el martes en redes sociales su admiración por el hombre que los inspiró. “Extrañaré tu irónico sentido del humor, tu gran cerebro extraño, tu gran y amoroso corazón tu ingenio y tu adorable dedicación a la música”, escribió Malone.

Fuera del Fox Theatre los admiradores comenzaron a llevar ofrendas para el músico como velas, flores e incluso unas baquetas.

Durante el concierto Hampton no mostró señales de que algo estuviera mal. Parecía animado durante las cuatro horas de la velada en las que dirigió y cantó con la banda. Entre las piezas interpretó el blues “Fixin’ to Die”, le cual había cantado muchas veces antes. En esta ocasión las letras resultaron proféticas:

Siento algo raro en la cabeza, Señor

Siento que me estoy preparando para morir

No me importa morir

Pero odio dejar a mis hijos llorando

También te puede interesar:

Your Commment

Email (will not be published)