boda

Celebra su boda disparando un AK-47 y casi provoca una tragedia.

Lo que estaba planificado como el mejor día de su vida, casi se convierte en una tragedia para una pareja que contrajo matrimonio el viernes recién pasado.

El hecho ocurrió la madrugada del sábado en Bteghrine, gobernación de Monte Líbano, durante la recepción de la boda.

En pleno estado de embriaguez, el novio tomó un AK-47 para demostrar su alto estado de ánimo. Él apuntó al cielo y disparó, pero el fusil se le cayó y las balas alcanzaron al camarógrafo del evento. Milagrosamente, la descarga no hirió a más asistentes.

Según The Daily Mail, la víctima fue trasladada al Centro Médico Bhannes; sin embargo, en medio de la borrachera, el novio y unos amigos de él comenzaron a agredir a los médicos y enfermeros.

“Honestamente, no tengo explicación para lo que hicieron. Trajeron al herido y luego golpearon a los que estaban atendiéndolo“, contó Michel Chahine, director del hospital.

En el brutal ataque, un enfermero terminó con un ojo lastimado y deberá ser operado, por lo que la policía local empezó una investigación de lo ocurrido.