iStock_kieferpix_519388062

El estrés: ¿cuándo debes buscar ayuda profesional para manejarlo?

No hay duda que el estrés es algo al que todos estamos expuestos y que nos afecta tanto a nivel emocional como físico. No se puede evitar pero si se puede aprender a manejar. En ocasiones el estrés puede ser síntoma de algo más y requiere ayuda profesional. En este artículo te explicamos cuándo se trata simplemente de estrés — y te damos técnicas para manejarlo — y cuándo puede tratarse de algo que requiere la intervención de un médico…

Andrés nació en este país. A pesar de sus 17 años, siente que ha vivido más y que tiene más experiencia que muchos de sus compañeros. Desde los 12 años ha tenido que trabajar cuando llega la escuela para ayudar con los gastos de la casa. Recientemente ha estado sumamente angustiado e incluso ha tenido dificultad para dormir las 6 horas que tiene en las noches. Le preocupa el hecho de que, como sus padres no tienen documentos a pesar que llevan muchos años en este país, en cualquier momento los puedan deportar (esto no es nuevo); le preocupa que el hecho de que tenga que seguir ayudando con los gastos de la casa le impida ir a la universidad y, aún si lo consigue hacer, que no llegue a graduarse. Incluso tiene miedo que, a pesar de que él es ciudadano, si a sus padres los deportaran se tendría que ir con ellos. Andrés no conoce otro sitio fuera de Estados Unidos. Para él, este es su país. Sin duda son reales los problemas de Andrés, pero le están causando un trastorno de ansiedad. En estos casos, hablar con un profesional en salud mental le podría ayudar.

La ansiedad es sólo uno de los trastornos relacionados a la salud mental. Por ejemplo, todos nos sentimos tristes de vez en cuando pero, cuando esa tristeza se prolonga de días a semanas, perdemos el interés por las cosas que antes nos entusiasmaban, dejamos de comer o comemos demasiado, tenemos dificultad para dormir o dormimos demasiado, y tenemos dificultad para concentrarnos, podría tratarse de depresión. La depresión puede ser en respuesta a una situación externa o puede ser algo a lo que tenemos predisposición hereditaria – que otra persona en la familia la haya tenido. Independientemente de lo que la cause, cuando es muy severa causa problemas tanto emocionales como físicos y hay varias opciones para tratarla, incluyendo medicamentos.

Las personas pueden padecer de ataques de pánico, de trastorno obsesivo compulsivo, de enfermedad bipolar, de diferentes tipos de fobias, del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), de estrés post-traumático, de anorexia, de bulimia, de esquizofrenia, en fin. Los profesionales en salud mental están calificados para diagnosticar una variedad de condiciones que pueden afectar la salud mental. La identificación es el primer paso para el tratamiento que puede llevar a la cura o a su control.

Parte del problema con las enfermedades relacionadas a la salud mental en nuestra comunidad es el estigma asociado con ellas. Pero así como no te da pena tener o buscar ayuda profesional para la diabetes o la hipertensión, no debe darte pena tener o buscar ayuda profesional para la ansiedad o la depresión o cualquier condición relacionada con la salud mental.

¿Cómo puedes manejar el estrés?

Esto es lo que puedes hacer para manejar el estrés:

  • Establece prioridades. Determina qué puedes hacer y qué puede esperar. Aprende a decir que no.
  • Se realista.
  • Evalúa al final del día lo que lograste y no todo lo que te faltó.
  • Haz mínimo 30 minutos de ejercicio todos los días. Aunque sea salir a caminar.
  • Programa cierta cantidad de tiempo en la semana para actividades saludables que te agraden y te relajen.
  • Procura dormir suficiente.
  • Considera aprender a meditar, mínimo, aprende ejercicios de respiración en situaciones estresantes.
  • Procura ser positivo.

Por otro lado:

  • Si sientes que tienes problemas para manejar el estrés, si has tenido ideas de suicidio o estás utilizando el alcohol o las drogas para enfrentar el estrés, busca ayuda profesional.
  • Presta atención a las señales que te da tu cuerpo (si estás irritable, si no puedes dormir, si estás cansado todo el tiempo, ve al médico a que te examine y te descarte un problema médico o emocional y te ayude).
  • Busca el apoyo de tus seres queridos (familiares, amigos, colegas, etc.).
  • Si te han diagnosticado y te han recomendado que tomes medicamentos para un problema de salud mental, u otros problemas de salud. Sigue las instrucciones de tu médico y, si tienes dudas, pide otra opinión.

Lo importante es aprender a controlar el estrés y no dejar que te controle y, si tienes o crees que necesitas ayuda profesional, que la busques. Tienes derecho a ella.