b4b21a0a-9e42-4b8f-bf33-323275078923_749_499

Víctimas de atentados en España son de 30 países.

Nuevos ataques terroristas en España ponen en vilo a las autoridades europeas, que refuerzan la seguridad en las calles.

Cientos de ciudadanos se han acercado esta mañana a Las Ramblas, Barcelona, para dejar flores y velas encendidas, en honor de las víctimas de atentados. (Foto Prensa Libre: EFE)
Cientos de ciudadanos se han acercado esta mañana a Las Ramblas, Barcelona, para dejar flores y velas encendidas, en honor de las víctimas de atentados. 

Las víctimas de los atentados de Cataluña son de al menos 33 países diferentes, entre ellos varios latinoamericanos, según un balance provisional facilitado este viernes por las autoridades españolas.

Un atropello intencionado en La Rambla de Barcelona, céntrica calle de la ciudad, causó el jueves 13 muertos y un centenar de heridos, mientras que el sucedido horas más tarde en Cambrils, ciudad costera de Tarragona, causó un muerto y cinco heridos.

Entre las víctimas, en su mayoría turistas y entre ellas menores de edad, hay estadounidenses, canadienses, argentinos, venezolanos, peruanos, cubanos, ecuatorianos, colombianos, hondureños y dominicanos, según Protección Civil.

Además, figuran españoles, franceses, alemanes, británicos, holandeses, italianos, belgas, irlandeses, austríacos, húngaros, griegos, rumanos, macedonios y turcos.

También hay entre las víctimas australianos, paquistaníes, filipinos, kuwaitíes, argelinos, marroquíes, egipcios, mauritanos, y chinos, además de ciudadanos de Taiwán.

Lo que se sabe de los ataques

Un sospechoso sigue huido, cuatro fueron detenidos y cinco “presuntos terroristas” fueron abatidos después de que dos vehículos arrollaran a una multitud en Cataluña, en el norte de España, en dos mortíferos atentados.

En Barcelona, hacia las 16.50  hora  local, una furgoneta blanca desciende a toda velocidad el paseo central de las Ramblas, en el centro turístico de Barcelona, arrollando a decenas de peatones y dejando 13 muertos y un centenar de heridos.

14 muertos y 100 heridos, víctimas de ataques.

El conductor de la camioneta huyó a pie y seguía “suelto” el viernes por la mañana, confirmó el presidente de Cataluña, Carles Puigdemont.

Varias horas más tarde, después de medianoche, un Audi A3 irrumpe en el paseo marítimo de la localidad costera de Cambrils, a 120 km al sur de Barcelona, matatando a un transeúnte y dejando varios heridos, entre ellos un policía.

El Audi choca contra un autopatrulla de la policía catalana, los Mossos dEsquadra. En ese momento estalla una balacera durante el cual la policía abate a los cinco ocupantes del Audi, “presuntos terroristas” que llevaban cinturones explosivos falsos.

Reivindicación

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el jueves por la noche el atentado de Barcelona. Una “respuesta”  a su petición de “atacar a los Estados de la coalición” internacional antiyihadista que opera en Siria y en Irak según la organización.

El ataque de Cambrils no fue reivindicado el viernes por la mañana, pero la policía establece una conexión con el atentado de Barcelona.

Se trata del primer atentado reivindicado por el EI en España. Sin embargo, el país ya había sido atacado en marzo del 2014 en lo que es el peor atentado extremista ocurrido en Europa. Una decena de bombas explotaron en los trenes de cercanías de Madrid dejando 191 muertos, un ataque reivindicado en nombre de Al Qaeda por una célula islamista radical.

Detenciones

Cuatro sospechosos han sido detenidos por la Policía.

El jueves, un marroquí, Driss Oukabir, fue detenido en Ripoll a un centenar de kilómetros al norte de Barcelona, mientras que un español nacido en Melilla -enclave español en Marruecos- cuya identidad no fue revelada, fue detenido en Alcanar, a 200 km al sur de Barcelona, donde una explosión en la madrugada del jueves dejó un muerto en una casa cuyos ocupantes preparaban un artefacto explosivo, según la Policía.

Los Mossos dEsquadra anunciaron por la noche haber detenido a un tercer hombre en Ripoll y este viernes reportaron una cuarta captura.

La Policía sigue buscando a un hombre huido. Podría tratarse del conductor de la furgoneta. Un testigo describió a “un hombre muy joven, de una veintena de años, de cara delgada”.