f014a013-1c88-47ff-9f2d-05d4c40b0368_749_499

San Emigdio de Ascoli, el protector contra los terremotos.

A San Emigdio, el primer obispo de Ascoli Piceno, se le atribuye ser el responsable que esa ciudad italiana no sufriera daño alguno después de un terremoto en la región en 1703, por lo que se le conoce como el patrono de los terremotos.

Imagen de San Emigdio, en la iglesia de San Andrés de Almoradí, en España, en donde también es venerado (Foto Prensa Libre: Orihuela Cofrade).
Imagen de San Emigdio, en la iglesia de San Andrés de Almoradí, en España, en donde también es venerado.
 Después de ser el principal precursor del catolicismo en Ascoli Pisceno, ciudad de Marcas, una región al noreste de Roma, San Emigdio es considerado patrono de esa ciudad.

Su bendición, de acuerdo a textos históricos y religiosos, no se limita únicamente a ser el responsable de numerosas conversiones que introdujeron el cristianismo en la región.

En 1703, un terremoto afectó drásticamente la región de Marcas pero Ascoli Pisceno, de acuerdo a los reportes históricos, no sufrió daño alguno.

La protección de esa zona fue atribuida a San Emigdio, que desde entonces es conocido como el patrono de los terremotos, a quien se le pide por protección en contra de los sismos.

El obispo de Ascoli Piceno

Una estampa publicada en la región valenciana de Almoradí, en España, una de las localidades afectadas por un terremoto en 1829 (Foto Prensa Libre: Gogistes Valencians).
Una estampa publicada en la región valenciana de Almoradí, en España, una de las localidades afectadas por un terremoto en 1829 

San Emigdio nació en Tréveris (279), una localidad alemana cerca de Luxemburgo, de la cual huyó para vivir en tranquilidad su fe cristiana y católica, según Pregunta Santoral.

La persecución religiosa le hizo atravesar Europa y llegar a Italia. En la ciudad de Milán, al norte de Italia, fue ordenado sacerdote y después se trasladó a Roma, para continuar su labor religiosa.

El Papa San Marcelo I le ordenó ir y evangelizar en Ascoli Piceno, una ciudad de la región de Marcas, al noroeste de la capital italiana.

Convirtió al cristianismo a muchos paganos, entre ellos a Polisia, hija del prefecto Polimio, a quien bautizó pese a que a la negativa de su padre.

Durante la persecusión de Diocleciano, San Emigdio, junto a tres de sus compañeros los santos Eupolo, Germán y Valentín, fue decapitado en un lugar donde hoy se ubica la iglesia Sant’Emidio Rosso.

La fiesta patronal de dicho santo es el 9 de agosto, celebrada principalmente en Italia, aunque también en otras fechas, según las diferentes tradiciones locales, detalla ACI Prensa.

Your Commment

Email (will not be published)