0b7ec75b65addfd43262e3613c70a119

Joven abogado se casó con su tía abuela, enviudó y ahora exige pensión.

El enlace había sido en 2015, cuando él tenía 23 años y estudiaba Derecho. Ella, jubilada docente, falleció en 2016. La ANSeS puso en duda el vínculo y el joven amenaza con “llegar a la Corte Suprema”.

Un joven abogado salteño que se casó con su tía abuela de 91 años y poco después enviudó, reclamó el otorgamiento de una pensión por la jubilación que cobraba la docente jubilada. Y ante un primer rechazo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) que puso en duda la legitimidad del matrimonio, el hombre aseguró que llegará “a la Corte Suprema de ser necesario”.

En febrero de 2015, cuando tenía 23 años y estudiaba Derecho, Mauricio Ossola decidió casarse por civil con su tía Yolanda Torres, una docente jubilada de 91 años, que murió en abril de 2016.

Ossola y Torres se casaron en “un discreto matrimonio civil”, de acuerdo a lo explicado por el joven abogado, quien sostuvo que su casamiento “fue una decisión noble y legítima”. “Ella fue un sostén importante en mi vida y esa fue su última voluntad”, reconoció en una entrevista con el diario El Tribuno de Salta.

Ossola vivía desde 2009, cuando se separaron sus padres en la casa de la localidad de Tres Cerritos con su madre, su hermano, su abuela y la hermana de ésta, Yolanda, con quien finalmente se casó.

A mediados de 2016, tras enviudar, el joven comenzó a tramitar la pensión ante la (ANSeS) y el organismo, a su vez, envió técnicos a su barrio para realizar un informe socio ambiental. Y entre otras cosas, determinó que los vecinos no tenían conocimiento del enlace. Ante ello, área de Asesoría Jurídica rechazó la petición.

“De ser necesario, llegaré hasta las últimas instancias de la Justicia Federal para defender ese derecho”.

Ossola dijo que aún no se notificó de esa resolución. “Voy a recurrirla y, de ser necesario, llegaré hasta las últimas instancias de la Justicia Federal para defender ese derecho”.

“Si tengo que ir hasta la Corte Suprema, lo haré, porque el rechazo a mi petición es infundado y no traicionaré la última voluntad de Yolanda ni el juramento que le hice”, agregó el salteño. Además, señaló: “Cuando comencé a gestionar la pensión, a mediados de 2016, presenté todos los papeles y acredité los extremos fácticos que la ley me pedía”.

Y recordó que su tía y esposa “con más de 90 años tenía una lucidez asombrosa pero ignoraba las cuestiones de derecho y quería estar completamente segura de que nuestro matrimonio no tendría ningún vicio de ilegalidad”.

Ossola también mencionó que tras su caso no cree “que pudiera llegar a darse un efecto dominó, pero comparto que el Congreso siempre puede, si quiere, mejorar las leyes”.

Your Commment

Email (will not be published)